La informació clara y accessible sobre la utilización de los recursos públicos y la planificación de la gestión municipal es el primer paso hacia un diálogo social, para asegurar el control de la gestión municipal por parte de la población y garantizar, así, la participación ciudadana real.